• 18-nov-2019

El oro del cenote de Chichén Itzá, Yucatán

Es posible que transcurrieran varias décadas o incluso siglos entre la fabricación de los objetos de metal y su ofrenda en el cenote de Chichén Itzá (750-1050 d.C.). A pesar de que Chichén Itzá decayó como un centro importante de la cultura maya, el cenote siguió siendo un lugar sagrado al que acudían distintos grupos, tanto de la península como de fuera de ella, a depositar sus ofrendas. Los objetos analizados dan cuenta de piezas procedentes de distintas zonas de Mesoamérica, como la región purépecha, Oaxaca o la Cuenca de México. Además, hay presencia de materiales de fuera de Mesoamérica como es la zona del Istmo Centroamericano e incluso Colombia. El hecho de que en el cenote se encuentren objetos de distintas procedencias, no sólo de Mesoamérica sino de otras áreas, nos habla de la importancia que tenía el cenote como lugar sagrado y de peregrinaje, cuya preeminencia se mantuvo más de cinco siglos continuos, independientemente de los distintos centros hegemónicos o de poder del área maya y de Mesoamérica en general.

En la imagen.

Izquierda: Los cascabeles de cobre quizás provengan del Occidente de México o de la Cuenca de México. De acuerdo con su forma y composición, esos cascabeles se parecen a los del Templo Mayor de Tenochtitlan. Cascabel de cobre. Pieza B11. Museo Peabody. Centro: Entre 1904 y 1911 Edward Thompson realizó una serie de exploraciones en el Cenote Sagrado de Chichén Itzá. Los objetos de metal rescatados en el proyecto de Thompson se enviaron al Museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard. Cascabel de tumbaga, pieza B24. Museo Peabody. Derecha: Los cascabeles provenientes del cenote de Chichén Itzá ofrecen una buena oportunidad para estudiar el desarrollo tecnológico: hay 19 de tumbaga -una aleación de cobre, oro y plata- hechos a la cera perdida. Se cree que fueron elaborados por grupos de Panamá y Costa Rica, particularmente de la zona de Veraguas (400-900 d.C.). Cascabel de tumbaga, pieza B28. Museo Nacional de Antropología. Fotos: Edith Ortiz; Jorge Pérez de Lara / Raíces; Museo Peabody

Tomado de Edith Ortiz Díaz, Bryan Cockrell y José Luis Ruvalcaba Sil , “Las tradiciones metalúrgicas en las ofrendas del Cenote Sagrado de Chichén Itzá ”, Arqueología Mexicana, núm. 138, pp. 16 - 20.

Si desea adquirir un ejemplar