• 20-oct-2020

La fundación de México-Tenochtitlan

Xavier Noguez

Códice Azcatitlan

Lámina 12: La fundación de México-Tenochtitlan

El relato es la continuación del verso de la lámina 11, donde se da noticia de los lugares que visitó el grupo migrante de los mexitin, antes del establecimiento final en los islotes de la sección occidental del lago de Texcoco. Ahí se reporta que pasaron por Mixiuhcan (“Lugar del paridero”) y Temazcaltitlan (“Lugar del baño de vapor”), haciendo referencia a un proceso histórico- biológico de nacimiento. La lámina 12 abarca una cronología de 1354 (5 tochtli) a 1381 (6 calli). Además del conjunto de años, se ve un personaje, de espalda, de nombre Espina-Águila-Serpiente, que señala dos fechas: 1356 (7 técpatl) y 1367 (5 ácatl). Un camino que viene de Temazcaltitlan pasa por un momoztli escalonado por uno de sus lados. Ahí transitan dos sacerdotes, ¿Xoccoyoltzin? y Xiuhcac, con bolsas de copal (copalxiquipilli), sahumador (tlémaitl) y un raro bastón que lleva incrustados tres objetos puntiagudos. Otro personaje, llamado Tezcacóatl, se ubica en un camino que se dirige del momoztli a una fecha: 2 calli (1377), misma que aparece en numerosas fuentes como el año fundacional.

Hay una escena que remite a otra versión gráfica de la fundación de México-Tenochtitlan. Ahí aparece un hombre, con tocado de guerrero (temíllotl) y bragas (máxtlatl), recostado en la parte superior de la extraña construcción escalonada; de su ombligo sale el nopal y de éste una cabeza humana ataviada con un yelmo de colibrí (Huitzilopochtli). Las opiniones se dividen respecto a su identidad: puede que se trate de Cópil, hijo de Malinalxóchitl y Chimalcuauhtli, señor matlatzinca de Malinalco. Después de su occisión ritual, Huitzilopochtli, su tío, le extrae el corazón en el islote de Tepetzinco (Peñón de los Baños), lanzándolo a un lugar conocido como Tlacocomoco, “Entre tules y cañas”. Del corazón brota el nopal, donde un águila se posa devorando una serpiente o un pájaro, el ansiado tetzáhuitl (portento) que anuncia el asentamiento final de los mexitin. Otra posibilidad es que el sacrificado sea Chichilcuáhuitl, un guerrero de alto rango, procedente de Colhuacan. Según el relato del Códice Aubin, al momento de la fundación, se le sacrifica y su cuerpo se deposita en el interior de un altar, para que se convierta en su “corazón”. En la parte superior de la lámina se da noticia de los personajes que participaron en este crucial episodio. De izquierda a derecha: Acacihtli, ¿Ezhuahuatzin?, Ténoch, ¿Tecpanécatl?, Tezacatétl, ¿Azcaollin?, Tezcacóatl y Atzin.

 

Xavier Noguez. Profesor-investigador de El Colegio Mexiquense, dedicado al estudio y publicación de códices coloniales del centro de México, así como a temas sobre el origen del guadalupanismo y la iconografía prehispánica y colonial temprana de tradición nahua.

Noguez, Xavier, “Códice Azcatitlan”, Arqueología Mexicana, núm. 100, pp. 84-85.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Arqueología e identidad. Versión impresa.