• viernes, 17 de mayo de 2019

La tumba de Sa Kugñia Sju (Cerro Flor), en la región chocholteca de Oaxaca

Tito Cuauhtémoc Mijangos García, Socorro Delfina García Hernández

En 2012 se realizó el rescate arqueológico de una tumba prehispánica en la región chocholteca de Oaxaca, un esfuerzo conjunto entre el INAH y la comunidad por investigar y preservar el patrimonio arqueológico de una región poco explorada.

 

A mediados de 2012 hubo un acercamiento entre los habitantes del municipio de Teotongo y la Sección de Arqueología del Centro INAH Oaxaca con el objetivo de elaborar un plan de trabajo que llevara a la exploración, registro y conservación de una tumba localizada en el sitio arqueológico ubicado en una formación montañosa conocida como Cerro Flor o Sa Kugñia Sju, en idioma chocholteco. El rescate arqueológico fue un esfuerzo conjunto enfocado en conocer, rescatar y proteger las raíces culturales del grupo étnico chocholteca, cuya existencia se remonta hasta antes de la llegada de los españoles. 

 

Exploración de la tumba

Las exploraciones comenzaron en agosto de 2012 y varios miembros de la comunidad participaron en las labores de excavación. La tumba forma parte de un sitio arqueológico ubicado en la parte alta de un escarpado cerro localizado en La Matanza, municipio de Teotongo. Se trata de un asentamiento de medianas dimensiones, con una extensión máxima de 280 m de largo por 120 m de ancho, compuesto por terrazas, unidades habitacionales y una plaza cuadrangular en cuya parte este se localiza un montículo, donde se encuentra la ahora identificada como tumba 1.

El techo de la tumba se había colapsado en la parte central y una de las cámaras se encontró muy azolvada, con evidencias de un intento de saqueo reciente. La tumba tiene una disposición en forma de cruz, cuyos ejes están orientados hacia los cuatro puntos cardinales, y muestra una desviación de 13 grados hacia el este respecto al norte magnético. El acceso a la tumba se ubicó hacia el oeste pero se encontró sellado con bloques de roca; en las paredes del fondo de las cámaras norte, este y sur se encontraron nichos.

Tuvo alteraciones debido principalmente a la exposición al medio, lo que provocó, por ejemplo, la acumulación de tierra y rocas, sobre todo en las cámaras este y sur. La cámara norte fue el área que tuvo menos daños, por lo que se pudo recuperar un entierro primario (restos óseos encontrados en la forma en que fueron depositados originalmente), en el que se halló una jarra con decoración policroma de estilo mixteco. El entierro y la ofrenda fueron depositados sobre un piso de lajas, debajo del cual se localizaron por lo menos dos entierros secundarios más (restos que fueron movidos de su posición original, debido a diversos factores). Este tipo de depósito indica que la tumba fue reutilizada en diferentes ocasiones.

 

Tito Cuauhtémoc Mijangos García. Arqueólogo por la enah. Miembro del Proyecto de Atención a Denuncias y Rescates, Centro INAH Oaxaca.

Socorro Delfina García Hernández. Arquitecta por la uabjo. Miembro del Proyecto de Mapeo Digitalizado de Sitios Arqueológicos del Estado de Oaxaca, Centro INAH Oaxaca.

 

Mijangos García, Tito Cuauhtémoc, Socorro Delfina García Hernández, “La tumba de Sa Kugñia Sju (Cerro Flor), en la región chocholteca de Oaxaca”, Arqueología Mexicana núm. 132, pp. 64-67.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-tumbas-de-oaxaca-AM132