• 29-oct-2020

Mayapán, ciudad maya, y la guerra

Carlos Alberto Peraza Lope

Mayapán. Ciudad-capital del Posclásico

Trabajos arqueológicos recientes

En el transcurso de las dos primeras temporadas de campo del Proyecto Mayapán (1996 y 1997) se realizaron excavaciones y restauraciones en el edificio más alto e importante del sitio, la Estructura Q162 o Castillo de Kukulcán, localizado en el costado sur de la Plaza Central.

Un derrumbe ocurrido hace varios años en la esquina sureste de la pirámide dejó al descubierto los cuerpos escalonados de una construcción anterior. Durante la exploración que se realizó en este sector del edificio se encontraron, en el segundo y tercer cuerpos, cuatro personajes modelados en estuco. El primero se halla en el lado sur del tercer cuerpo y sus piernas están ligeramente flexionadas, lo que da la idea de que está caminando. El personaje mide 1.40 m de estatura, aproximadamente, incluyendo su tocado; en la mano derecha sostiene un estandarte o lanza de 1.40 m de altura, al parecer con la representación del número 4, y su brazo izquierdo está flexionado con la mano abierta.

El individuo lleva sandalias y bandas de posibles cascabeles amarradas en las piernas. Tiene un taparrabos y se puede notar el orificio de su ombligo. Además, en ambas muñecas porta pulseras, así como bandas en los antebrazos.

Un detalle que llama la atención es un nicho rectangular en el que posiblemente se colocaba la cabeza de algún individuo. Este nicho está enmarcado por bandas que forman el tocado. En la caja torácica tiene la representación de lo que parece ser una armadura de hueso y placas circulares de concha, aunque podría tratarse también de las costillas y el esternón de un guerrero descarnado. También se puede ver que de su cintura cuelgan un sartal de cuentas esféricas y una pequeña cabeza humana.

El hallazgo de un maxilar y varios fragmentos de cráneos en el interior de los nichos, así como el de una mandíbula de estuco en el relleno constructivo de la pirámide, son indicadores de que los nichos sirvieron para colocar cráneos humanos que fueron recubiertos con estuco.

Con base en las evidencias obtenidas, se puede inferir que las escenas representadas en los estucos modelados están relacionadas con el culto a la muerte, deidad muy respetada en las planicies del norte de Yucatán durante las guerras del periodo Posclásico.

Imagen: Los guerreros decapitados están relacionados con el culto a la muerte. Este guerrero porta un arma y un cinturón de cuentas que remata con una pequeña cabeza humana como posible trofeo. Estructura Q. 162 o “El Castillo de Kukulcán”. Zona arqueológica de Mayapán, Yucatán. Foto: Marco Antonio Pacheco / Raíces.

 

Carlos Alberto Peraza Lope. Licenciado en arqueología por la Universidad Autónoma de Yucatán. Director del Proyecto Mayapán del centro INAH Yucatán.

Peraza Lope, Carlos Alberto, “Mayapán. Ciudad-capital del Posclásico”, Arqueología Mexicana, núm. 37, pp. 48-53-

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición impresa:

Mayas. Hallazgos recientes