• 21-sep-2021

Un oficio especializado prehispánico

Kenneth Hirth 

La complejidad del oficio de la obsidiana

La dependencia de las navajas de obsidiana fue uno de los factores que determinó la manera en que se organizaba la economía mesoamericana. La producción de navajas de obsidiana fue uno de los oficios especializados más tempranamente conocidos en Mesoamérica. Si bien cualquiera podía producir un borde afilado a partir de un núcleo por medio de nivelar una lasca usando la simple percusión, la producción de navajas de obsidiana requería una destreza particular.

La evidencia más antigua de producción especializada de obsidiana en Mesoamérica se encontró en el sitio olmeca de San Lorenzo, hacia 1200 a.C. Esos artesanos obtenían obsidiana mediante intercambios comerciales a una distancia de más de 600 km. Dónde aprendieron esos artesanos su oficio y cómo se organizaba la producción sigue siendo un misterio que los arqueólogos aún no descifran. Con el tiempo, en la producción de obsidiana se desarrolló una red de subespecialistas con algunos artesanos que producían núcleos en las canteras, los cuales proveían a otros artesanos en las ciudades, los que producían navajas para poblaciones urbanas. En las zonas rurales las navajas eran a menudo suministradas a la gente mediante artesanos itinerantes que producían navajas de obsidiana sobre pedido en pequeños mercados regionales. Todos los artesanos de obsidiana eran gente común y macehuales que trabajaban para sostener a sus familias. Producían armamento militar, así como objetos rituales hechos de obsidiana en las entidades donde residían, como parte de la obligación de servicio anual para sus señores. El gran conjunto de mercancías de obsidiana que consumía la sociedad se movía de un extremo a otro de un amplio sistema comercial en el que los artesanos vendían sus productos por una ganancia en los mercados.

Imagen: Para hacer navajas de obsidiana los mesoamericanos emplearon una tecnología que es única: obtuvieron las navajas por presión y no por percusión. La presión permite obtener navajas muy delgadas y de muy cortante filo. a) Obtención de navajas por percusión. b) Obtención de navajas por presión. c) Navajas de obsidiana obtenidas por presión. Cantona, Puebla. Dibujos: José Luis Pescador / Raíces. Foto: Marco Antonio Pacheco / Raíces.

 

Kenneth Hirth. Doctor en antropología por la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. Trabaja en el Departamento de Antropología de la Pennsylvania State University.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Hirth, Kenneth, “Navajas de obsidiana mesoamericanas. Una herramienta perfecta”, Arqueología Mexicana, núm. 130, pp. 46 – 51.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Aportaciones de México al mundo. Versión impresa.

Aportaciones de México al mundo. Versión digital.