• 27-nov-2021

Una tumba maya intacta

Kai Delvendahl, Nikolai Grube

La cámara de la tumba 1 de la Estructura K2 de Uxul, Campeche, fue edificada posteriormente a la construcción del inmueble, con muros laterales de mampostería rústica o semitrabajada de aproximadamente 50 cm de altura, a partir de la cual se desplanta un techo bajo de bóveda en saledizo. Las paredes y el techo de la tumba no presentan restos de estuco, salvo por una piedra aparentemente reutilizada en la sección sureste de la cámara que muestra restos de un aplanado pintado en rojo. Todo el espacio funerario tiene aproximadamente 2.8 m de largo por un ancho en promedio de 65 cm, y una altura promedio de 75 cm. Salvo por algunas cuñas que se cayeron a lo largo de los siglos, que dañaron tres de las piezas de la ofrenda cerámica, la tumba tenía un estado prístino.

El esqueleto se encontraba en posición de decúbito dorsal extendido, con una orientación de norte a sur, con la cabeza al norte, la posición más común en la Tierras Bajas centrales del área maya. La mala preservación de los huesos, especialmente del cráneo y de la pelvis, dificultó la identificación del personaje, pero tras estudios preliminares se presume que, tanto por los restos óseos como por las inscripciones en los objetos cerámicos, se trataba de un adulto joven, tal vez de 20-25 años, de sexo masculino y de aproximadamente de 1.65 m de altura. Aparentemente, el individuo fue depositado con los brazos semiflexionados a la altura del vientre, con el brazo izquierdo sobre el derecho, lo que posiblemente indica que fue amortajado, una práctica mortuoria ampliamente conocida en otros sitios, como Calakmul, y también representada por ejemplo en el vaso de Berlín (Kerr 6547; véase Eberl, 2005).

Depositadas en torno a la osamenta se hallaron nueve piezas de cerámica –cuatro vasijas, cuatro platos y un tabaquero–, algunas de las cuales están consideradas entre las más espectaculares encontradas hasta la fecha en Uxul. Dos objetos, una vasija del tipo Palmar Anaranjado Policromo, semejante en decoración a un cajete proveniente de la tumba IV de la Estructura II de Calakmul (Yukn’om Yich’aak K’ahk’)– y un excepcional plato Estilo Códice se encontraron en la sección norte de la tumba; el plato estaba boca abajo sobre el cráneo y la vasija inmediatamente a un lado. La disposición de los recipientes, la presencia de diferentes tipos dentro de un mismo contexto arqueológico y la información pictórica y epigráfica de varios de los objetos hacen de esta tumba uno de los descubrimientos más significativos de los años recientes.

Imagen: Izquierda: En su estado actual, la Estructura K2 es un montículo de más de 60 m de largo por, aproximadamente, 10 m de altura. Vista de la fachada norte durante el proceso de excavación. Derecha: La tumba 1 fue localizada en el Cuarto 1, crujía sur, de la Estructura K2. Abajo: Salvo por tres piezas de cerámica de la ofrenda, rotas por algunas cuña de piedra que cayeron por el paso de los siglos, la tumba de la Estructura K2 estaba intacta. Fotos: Proyecto Arqueológico Uxul.

 

Kai Delvendahl. Director de campo del Proyecto Arqueológico Uxul. Doctor en antropología por la UNAM. Ganador del Premio Alfonso Caso 2007. Autor de Las sedes del poder. Evidencia arqueológica e iconográfica de los conjuntos palaciegos mayas del Clásico Tardío (Mérida, 2010). Investigador de la Universidad de Bonn, Alemania.

Nikolai Grube. Director del Departamento de Antropología de las Américas de la Universidad de Bonn, Alemania. Sus investigaciones recientes abordan la historia dinástica de los reinos mayas y el desarrollo de la escritura en Mesoamérica. Desde 2007 dirige el Proyecto Arqueológico Uxul.

Delvendahl, Kai y Nikolai Grube, “La tumba 1 de la Estructura K2. Uxul, Campeche”, Arqueología Mexicana, núm. 120, pp. 22-27.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

La agricultura en Mesoamérica. Versión impresa.