• lunes, 17 de diciembre de 2018

arqueomex27

  • La turquesa

    La turquesa

    Phil C. Weigand

    La turquesa, de la que se ha recuperado más de un millón de piezas de origen prehispánico, aparece en casi todos los ámbitos donde se conjuntan el pensamiento y el simbolismo mesoamericanos: se le relacionaba con la lluvia, la sabiduría, el discurso sagrado, la fertilidad, el poder político, el concepto del tiempo, etc. Ninguna civilización, antes o después, ha valorado la turquesa tanto como la antigua Mesoamérica.

  • Oro y plata de Mesoamérica vistos por indígenas y europeos

    Oro y plata de Mesoamérica vistos por indígenas y europeos

    Miguel León-Portilla

    Mesoamericanos y europeos buscaron afanosos el oro y la plata. Pero en su búsqueda unos y otros se movían con propósitos muy diferentes. Natural cosa fue, por esto, que se comportaran de formas muy distintas a la sola vista del metal precioso. Cuando ocurrió el encuentro, grande fue el asombro de los mesoamericanos al darse cuenta de la irrefrenable sed de oro de los europeos. Éstos, aunque una y otra vez convirtieron en tejos esculturas y joyas de metal precioso, en varios casos no pudieron contener su admiración ante algunas creaciones en oro y plata que calificaron de extraordinarias obras de arte.

  • La tecnología de la metalurgia sagrada del Occidente de México

    La tecnología de la metalurgia sagrada del Occidente de México

    Dorothy Hosler

    La tecnología metalúrgica del México antiguo, que en gran parte se extinguió a causa de la conquista española, fue una de las más variadas e imaginativas de las metalurgias del mundo preindustrial.

  • Las hachas de pedernal entre los mayas

    Las hachas de pedernal entre los mayas

    Para hacer instrumentos de corte los mayas prefirieron las rocas que al romperse producen fragmento muy filosos, como el vidrio roto. Esas rocas fueron la obsidiana y el pedernal.

  • 27. Rocas y minerales prehispánicos

    27. Rocas y minerales prehispánicos

    Al igual que lo hicieron con otros dones de la naturaleza, los habitantes del México antiguo supieron aprovechar –tras la experiencia acumulada en cientos de años– con eficacia las rocas y minerales que ofrece la privilegiada geología de su territorio.