• 26-may-2020

Códices Colombino y Becker I

Manuel A. Hermann Lejarazu

La historia de los señores 8 Venado y 4 Viento

Los códices prehispánicos de la Mixteca son el único grupo de manuscritos con temas históricos que sobrevivieron a la conquista española. Si bien existen documentos prehispánicos relacionados con aspectos religiosos, adivinatorios o calendáricos, las pictografías de la Mixteca son ejemplos excepcionales en los que se evocan narrativas de carácter histórico o genealógico, plasmadas mucho tiempo antes de la llegada europea.

Fundamentalmente, lo que encontramos en los códices mixtecos es lo que hoy llamaríamos “relatos sagrados”, es decir, narraciones que explican el origen divino de los gobernantes, así como sus actividades rituales, guerreras, políticas y matrimoniales. Todos los yya (nombre mixteco que significa rey o señor) encabezaban pequeños estados conformados por linajes y por diversos grupos de población situados en un territorio más o menos extenso. Los gobernantes mixtecos se consideraban hijos o descendientes de los dioses debido a que, en la mayoría de las ocasiones, éstos habían intervenido directamente para propiciar su creación. De manera que se efectuaban alianzas matrimoniales únicamente entre las propias elites, para conservar la pureza del linaje divino. Esta naturaleza sagrada del yya lo investía de facultades especiales para poder gobernar, por lo que era el único individuo que podía detentar los símbolos de poder y servir como un enlace directo con las deidades.

En los códices encontramos también relatos sobre las antiguas guerras entre los principales centros de poder de la región. Toda esta historia llegó a transcurrir en el periodo Posclásico, etapa en el desarrollo mesoamericano que comprende los siglos X al XVI d. C., por lo que tenemos bien documentadas las relaciones y alianzas de señoríos como Tilantongo, Teozacoalco, Jaltepec, Tlaxiaco, Tututepec, Achiutla, Apoala, Suchixtlán, Yanhuitlán, entre otros lugares.

Códices mixtecos y el Colombino-Becker I

Los códices prehispánicos que sobrevivieron a la conquista española son: Nuttall, Vindobonensis, Colombino, Becker 1, Bodley y Selden; aunque este último fue terminado hacia 1556 lo consideramos de origen prehispánico debido a que conserva una fuerte tradición indígena en toda la elaboración de sus pictografías, sin ninguna influencia occidental.

Cada uno de los códices mixtecos trata, generalmente, sobre la historia de un señorío en particular, pero hay algunos manuscritos que describen los sucesos de otros pueblos. Por ejemplo, el Códice Selden narra la historia del linaje gobernante de Jaltepec; en cambio, algunas secciones del lado 2 del Nuttall o la parte reversa del Bodley registran las genealogías de Suchixtlán o de otros lugares, además de la historia de Tilantongo.

Por otro lado, en las pictografías no sólo encontramos historias de linajes y sus intrincadas alianzas matrimoniales, también se evocan las acciones épicas de importantes personajes que tuvieron un papel destacado en la Mixteca. Los códices Colombino, Becker I y el lado 1 del Nuttall nos hablan, en términos modernos, de la biografía de un singular guerrero y gobernante llamado 8 Venado, Garra de Jaguar (1063-1115 d. C.), señor de Tilantongo, Teozacoalco, Tututepec y de muchos otros pueblos ubicados en la Mixteca Alta, Baja y de la Costa. Es precisamente en esta nueva edición facsimilar de los códices Colombino y Becker I en la que presentamos la vida y hazañas de 8 Venado y de otro notable gobernante de la Mixteca menos conocido, 4 Viento, Yahui o Serpiente de Fuego.

Características del manuscrito

En realidad los códices Colombino y Becker I conformaban un solo documento en la época prehispánica, pero hacia la primera mitad del siglo XVI se fragmentó en diversas partes que dieron origen a dos manuscritos distintos que hoy conocemos como Colombino y Becker I.

El Becker I se conserva en el Museo de Etnología de Viena, Austria, con número de inventario 60306; mientras que el Colombino es el único códice prehispánico que se encuentra en México y está en la bóveda de seguridad de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, en la Ciudad de México, con número de catálogo 35-30.

El fragmento más grande que ha sobrevivido de aquel documento, el Códice Colombino, está integrado por siete tiras o piezas de piel de venado unidas en cada uno de sus extremos para formar una larga faja plegable con una extensión de 6. 11 m. Las páginas o láminas que conforman el códice son el resultado de los dobleces de la faja de piel cuyas dimensiones llegan a variar ligeramente una con respecto de la otra. En promedio, cada una de estas “láminas” mide 25.7 cm de ancho por 18.9 cm de alto. El número total de páginas pintadas es de 24 y todas muestran la imprimatura de estuco o yeso que recubre la piel que servía como base de preparación para la posterior colocación de las pinturas; el lado reverso del códice no fue empleado para colocar pictografías, aunque en algunas partes se observan restos de imprimatura.

 

Manuel A. Hermann Lejarazu. Doctor en estudios mesoamericanos por la UNAM. Investigador en el Ciesas-D.F. Se especializa en el análisis de códices y documentos de la Mixteca, así como en historia prehispánica y colonial de la región. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Hermann Lejarazu, Manuel A., “Códices Colombino y Becker I. La historia de los señores 8 Venado y 4 Viento”,  Arqueología Mexicana, edición especial, núm. 74, pp. 8-12.

Texto completo en las ediciones impresa y digital. Si desea adquirir un ejemplar:

https://raices.com.mx/tienda/revistas-codices-colombino-y-becker-i-ES074

https://raices.com.mx/tienda/revistas-codices-colombino-y-becker-i-ES074-digital