• 8-may-2021

El pulque entre los mayas

Enrique Vela

Un buen número de indicios iconográficos y etnográficos, así como inscripciones glíficas muestran que en el área maya se consumía pulque o por lo menos una bebida fermentada muy similar obtenida del maguey. De acuerdo con Lucia Henderson (2008), esa bebida –llamada chih en las inscripciones glíficas– tenía profundas connotaciones simbólicas; se le asociaba con el agua, la sangre y el vómito, y consecuentemente se le utilizaba en ritos de purificación, fertilidad y sacrificio. Desde por lo menos el periodo Clásico, el pulque entre los mayas se consumía no sólo bebiéndolo sino por medio de enemas, como lo muestran algunas representaciones en las que sobre vasijas con la bebida se encuentran los instrumentos empleados para suministrarla por vía del tracto intestinal.

La bebida, además, era consumida en ciertas ocasiones por los gobernantes, lo mismo en el contexto de actividades políticas, como los encuentros con señores de otras ciudades, que en su papel de intermediarios con los dioses.

Imagen: El pulque era una bebida que se consumía en algunas ceremonias de la realeza maya, y también era utilizado como regalo entre los señores de distintas entidades. En esta escena de un vaso policromo se ven ollas con la bebida fermentada y un enano que bebe frente a un señor. Foto: © K1453 Justin Kerr .

 

Enrique Vela. Arqueólogo por la ENAH, editor, desde hace 30 años trabaja en el ramo editorial. Editor de la revista Arqueología Mexicana.

Vela, Enrique (editor), “El pulque entre los mayas”, Arqueología Mexicana, edición especial núm. 78, p. 28-35.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Un don divino: El pulque. Versión impresa.

Un don divino: El pulque. Versión digital.