• 20-sep-2019

Etapa constructiva III del Templo Mayor de Tenochtitlan

Ingresamos por una pasarela a un drenaje hecho de tabiques en el año 1900. El drenaje destruyó en un diámetro de dos metros todas las etapas constructivas del templo y se encontraba debajo de la calle de Santa Teresa, hoy Guatemala. Nos conduce a lo largo del tiempo y nos descubre diversas etapas del edificio. Una de ellas es particularmente interesante, pues vemos algunas copias de esculturas reclinadas sobre la escalinata del lado de Huitzilopochtli. Los originales también se encuentran en el interior del museo. Creo que representan a los centzohuitznahuas o cuatrocientos sureños, contra los que lucha Huitzilopochtli. Aclaremos esto. Nos relatan viejos mitos cómo la diosa de la tierra, Coatlicue, hacía penitencia en su adoratorio cerca de Tula, cuando vio un plumón de algodón que tomó y guardó en su seno. Al instante quedó embarazada. Cuando sus otros hijos, los surianos y Coyolxauhqui, se enteraron del suceso, acordaron ir al cerro de Coatépec (Cerro de la Serpiente) para matar a su madre por aquel embarazo misterioso. Se arman para la guerra y se ponen en marcha. Cuando ya subían por la ladera del cerro, nace Huitzilopochtli, dios de la guerra, quien ataca a sus hermanos, los dispersa y a Coyolxauhqui la captura, la decapita y arroja el cuerpo desde lo alto del cerro, el que al caer se va desmembrando. Así se le representa a la diosa: muerta y mutilada después del combate. Este mito permite a los aztecas justificar sus guerras de conquista, pues debe seguir el camino que el dios siguió desde su nacimiento: combatir al enemigo. Por otra parte, el mito se ha interpretado como la lucha entre los poderes diurnos, presentes en el dios solar Huitzilopochtli, y los poderes nocturnos, propios de la Luna, representada como Coyolxauhqui. Los sureños serán las estrellas que día con día son dispersadas por el rayo solar, de ahí que el mito hable de la poderosa arma de Huitzilopochtli, la xiuhcóatl o serpiente de fuego, que no es otra cosa que el rayo matutino que dispersa las tinieblas de la noche…

Esta etapa constructiva corresponde al año 1430 aproximadamente, cuando Tenochtitlan era gobernada por Itzcóatl (1427-1440 d.C.). Este tlatoani, junto con las ciudades de Texcoco y Tacuba, alcanzará la independencia tenochca de los tepanecas de Azcapotzalco, a quienes estaban sujetos los mexicas por aquel entonces.

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a la visita al Museo del Templo Mayor haz clic en la etiqueta Guía al Templo Mayor en la barra inferior.

Tomado de Eduardo Matos Moctezuma, “Etapa constructiva III”, Arqueología Mexicana, Especial 56, El Templo Mayor, a un siglo de su descubrimiento, pp. 10 - 32.

Si deseas adquirir un ejemplar