• 29-nov-2020

La matanza de Calacoayan

Patricia Ledesma Bouchan y Carlos Javier González González

De Tlacopan a Otumba. La retirada de Cortés y sus aliados indígenas

Teocalhueyacan y otros lugares

Por ejemplo, los informantes de Sahagún relatan que en el trayecto entre Otoncalpulco y Teocalhueyacan, Cortés y sus huestes subieron a Calacoayan, poblado nahua situado “encima de los cerros”, destruyéndolo y efectuando la matanza de sus pobladores, tras lo cual descendieron a los llanos de Tizapan para arribar a Teocalhueyacan. De igual forma, mencionan la acogida especial que los otomíes dispensaron a los españoles, tanto en Otoncalpulco como en Teocalhueyacan, así como una presunta promesa de Cortés para convertirlos en cabecera una vez que sus anfitriones le manifestaron los largos años de opresión tributaria. Un dato muy interesante, mencionado por la misma fuente, es que los otomíes de Teocalhueyacan estaban emparentados con los otomíes que acompañaban a Cortés en su contingente. Nuevamente, los años de malos tratos y rencores, así como la división interna generada por la rivalidad étnica indígena, beneficiaba a los europeos.

Como hemos indicado, las fuentes difieren significativamente a partir de este punto, tanto en las jornadas del trayecto como en los lugares por los que habría pasado el contingente de Hernán Cortés, tal vez porque los propios europeos se encontraban desorientados, al tratarse de lugares que no habían explorado antes. Por ello, se dejaron guiar por sus aliados tlaxcaltecas y otomíes, familiarizados con la situación política y étnica de la región y capaces de elegir los sitios en los que serían mejor recibidos, máxime ahora que las relaciones diplomáticas entre los europeos y Tenochtitlan se habían roto definitivamente.

A este respecto, es interesante subrayar que Cortés no menciona por su nombre ninguno de los pueblos por los que pasaron. Bernal Díaz, por su parte, prefirió enfocarse en un sentido reconocimiento a sus compañeros muertos durante aquellos días, entre ellos el pintoresco nigromante y vidente Blas Botello. Así, se limita a realizar una escueta reseña de este episodio en el que menciona que pasaron por “Gualquitan”, es decir, Cuauhtitlan, lugar por el que si bien es muy probable que hayan transitado, ninguna otra fuente menciona.

 

Patricia Ledesma Bouchan. Maestra en arqueología por la ENAH. Directora del Museo del Templo Mayor del INAH.

Carlos Javier González González. Licenciado en arqueología por la ENAH y doctor en estudios mesoamericanos por la UNAM. Profesor investigador del Museo del Templo Mayor.

Ledesma Bouchan, Patricia y Carlos Javier González González, “De Tlacopan a Otumba. La retirada de Cortés y sus aliados indígenas”, Arqueología Mexicana, núm. 163, pp. 56-61.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra ediciones impresa o digital:

La Noche Triste de 1520. Versión impresa.

La Noche Triste de 1520. Versión digital.