• 11-nov-2019

Las otras imágenes de Coyolxauhqui

Leonardo López Luján

Lejos de lo que pudiera suponerse, son contadas las imágenes conocidas de Coyolxauhqui. Varían mucho entre sí en tamaño, materia prima y calidad. Algunas representan a la diosa de cuerpo entero, otras lo hacen decapitada y otras más figuran solamente su cabeza. Sin embargo, todas la plasman como una mujer muerta, recién vencida por su inclemente hermano.

 

Hasta la fecha se han identificado con certeza seis imágenes escultóricas de Coyolxauhqui. Cuatro de ellas plasman a la diosa de cuerpo completo, están talladas en rocas volcánicas y tienen grandes dimensiones. Las dos restantes, en cambio, figuran sólo la cabeza, son de piedras metamórficas y poseen un tamaño menor. Veámoslas con detenimiento.

 

Las esculturas de cuerpo completo

 

Las excavaciones de Eduardo Matos Moctezuma revelaron que el Templo Mayor de Tenochtitlan fue agrandado en 13 ocasiones (siete totales y seis parciales) entre los siglos XIV y XVI, aunque no se descarta la posibilidad de que la llamada etapa I encierre en su interior edificios aún más antiguos. En los vestigios exhumados entre 1978 y 1982 es fácil constatar que, cada vez que los mexicas emprendieron uno de dichos agrandamientos, emplearon mejores materiales constructivos y aplicaron técnicas de edificación más refinadas. Todo parece indicar, sin embargo, que siempre fueron cuidadosos en repetir el mismo proyecto arquitectónico y el mismo programa iconográfico. Esto significa que, pese a su crecimiento constante, el Templo Mayor nunca dejó de materializar al mítico cerro donde fue muerta Coyolxauhqui, el Coatépec (“Cerro de las Serpientes”), pues se reprodujeron formas, símbolos e imágenes de culto en las sucesivas ampliaciones.

Lo anterior queda de manifiesto, por ejemplo, en la etapa IVa-1, ampliación correspondiente al reinado de Motecuhzoma I (1440-1469 d.C.). Allí fue descubierto un medio relieve de Coyolxauhqui que es mucho más modesto y unos lustros anterior al espectacular monolito discoidal de la etapa IVb descrito en los artículos precedentes. No obstante, la escultura de la etapa IVa-1 ocupa la misma posición correlativa respecto al edificio, pues el cuerpo inerte de la diosa también yace en posición horizontal al pie de la escalinata de Huitzilopochtli. Esta imagen fue parcialmente explorada en marzo de 1978 por el equipo del Departamento de Salvamento Arqueológico del INAH (García Cook y Arana, 1978, pp. 55-57). Posteriormente, en 1987, cuando se trasladó el gran monolito discoidal de Coyolxauhqui al nuevo museo de sitio, Francisco Hinojosa y Leonardo López Luján acabaron de exhumar la modesta imagen, dos esculturas más y dos ofrendas asociadas, todo ello en el contexto de la segunda temporada de excavaciones del Proyecto Templo Mayor (Matos, 1991, pp. 26-27; López Luján, 1993, pp. 381-384, 400-403; López Austin y López Luján, 2009).

 

López Luján, Leonardo, “Las otras imágenes de Coyolxauhqui”, Arqueología Mexicana núm. 102, pp. 48-54.

 

Leonardo López Luján. Doctor en arqueología por la Université de Paris X-Nanterre, investigador del Museo del Templo Mayor y profesor de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, INAH.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas--coyolxauhqui-AM102