• 12-dic-2019

Se registran 16 sitios con petrograbados en El Rosario, Baja California

Centro INAH Baja California

La cantidad de sitios arqueológicos en la región de San Quintín-El Rosario ha puesto de manifiesto su importancia a lo largo del tiempo; no obstante, resultaba paradójico que no existiera evidencia de sitios con pintura y/o petrograbados, al haber sido una de las manifestaciones gráficas más significativas de los antiguos pobladores de la península de Baja California. El registro de estos lugares permitió corroborar que se trata de un territorio de gran riqueza biocultural.

Los investigadores participantes en la iniciativa fueron las arqueólogas Enah Montserrat Fonseca Ibarra y Fiorella Fenoglio Limón, del Centro INAH Baja California y del Centro INAH Querétaro, respectivamente; y el biólogo Héctor Sánchez Márquez, de la asociación civil Terra Peninsular, informó el antropólogo Jaime Vélez Storey, director del Centro INAH Baja California.

El objetivo central de esta tarea fue conocer y registrar, como parte del “Proyecto estudio de campamentos en la línea costera y valles intermontanos de Baja California”, las llamadas “pinturas antiguas”, las cuales fueron identificadas por diversos pobladores dentro de sus terrenos.

Dado que son escasos los registros de sitios con pintura y/o petrograbados en la zona de San Quintín-El Rosario, la temporada 2019 se enfocó a la búsqueda de este tipo de sitios arqueológicos.

Diseños de los petrograbados

Cada uno de los 16 sitios con petrograbados cuenta con decenas de motivos, los cuales están grabados sobre piedras y frentes rocosos. Los distintos diseños –que van desde geométricos simples hasta complejos entramados de líneas rectas, onduladas, quebradas, círculos y motivos antropomorfos, flores, aves o reptiles– quedaron plasmados gracias a que sus creadores, con ayuda de herramientas de piedra, desgastaron pacientemente la superficie.

Los investigadores dieron a conocer que varios de los sitios registrados fueron bautizados por los dueños de los terrenos o por sus descubridores con nombres como Rancho Amado, Los Sacrificios, La Niña, La Pinta, La Santa María, El Chayo, Las Pintas de Cruz, Cerro Bola y La Codorniz.

El trabajo de investigación consistió, primero, en recorrer toda el área en busca de los petrograbados. Una vez identificados, se fotografió cada panel y motivo, se realizaron los dibujos correspondientes, el llenado de cédulas de registro y estado de conservación, además de ubicar los bloques con GPS. Posteriormente, en gabinete se procesó toda esta información para tener datos más precisos y detallados de cada uno.

Cabe señalar que dicho proyecto está guiado por tres ejes: investigación, protección y difusión de los sitios ocupados por cazadores-recolectores-pescadores en el noroeste de la península de Baja California. Asimismo, una de las interrogantes y objetivos de esta iniciativa es la identificación de sitios arqueológicos para comprender el patrón de asentamiento de los antiguos grupos que habitaron en la costa oeste de la península de Baja California, desde hace 8 000 años.

La comprensión del modo de vida de estos grupos no estaría completa sin el estudio de los sitios con manifestaciones gráfico-rupestres, los cuales dan cuenta de su ideología, de su relación con la naturaleza y la construcción del paisaje, así como de su cosmovisión.

Este trabajo conjunto entre el INAH y Terra Peninsular es un esfuerzo más para profundizar en el conocimiento bioarqueológico de Ensenada, así como para asegurar y fomentar la protección y salvaguarda del patrimonio cultural de la nación.

Centro INAH Baja California, “Se registran 16 sitios con petrograbados en El Rosario, Baja California”,  Arqueología Mexicana, núm. 160, pp. 90-93.

Texto completo en las ediciones impresa y digital. Si desea adquirir un ejemplar:

https://raices.com.mx/tienda/revistas-mexico-en-1519-AM160

https://raices.com.mx/tienda/revistas-mexico-en-1519-AM160-digita