• 19-sep-2021

Un juego de pelota en Teotihuacan

Julie Gazzola y Sergio Gómez Chávez

Nuevos datos sobre el juego de pelota en Teotihuacan

Estructura 5, una posible cancha para tlachtli

Por debajo del nivel que actualmente es recorrido por los miles de visitantes en la gran explanada de la Ciudadela se encuentran los restos de una estructura que proponemos fue una cancha para jugar a la pelota. Fue explorada de manera sistemática en 2009 para definir sus límites y características. Localizamos los desplantes bien conservados en todo el lado este, sin embargo, la parte oeste fue completamente destruida por los teotihuacanos, probablemente para obtener el nivel requerido en la gran plaza de la Ciudadela. La Estructura 5, como se le denominó, conserva casi todo el lado este, donde identificamos una plataforma cuadrangular de 45 m por lado; a ambos lados de ésta, al norte y sur, se encuentran adosadas largas plataformas de 10.60 m de ancho en su base, las cuales delimitan un espacio abierto. Hacia el exterior de las plataformas, que debieron alcanzar una altura de 2.90 m, se encontraban escalinatas con alfardas que permitían acceder a la parte superior mediante 13 escalones, en tanto que otras escalinatas ubicadas simétricamente conducirían hacia el espacio interior, que contaba únicamente con piso de tierra y serviría como el espacio para el juego.

La proyección hipotética del lado este permite sugerir la forma que debió tener este espacio antes de ser demolido por los teotihuacanos para construir la Ciudadela. Vista en planta, la Estructura 5 habría tenido la forma de una I o doble T. En ambos extremos quedarían los cabezales y al centro el espacio que serviría para el desarrollo del juego. Realizamos excavaciones para localizar los marcadores sobre el eje longitudinal, y en su lugar encontramos profundos huecos rellenos con piedras donde debieron ir empotrados algunos elementos.

La construcción de la Estructura 5 ocurrió en la primera mitad del primer siglo de nuestra era. Formó parte del primer santuario que fue destruido 200 años después para dar lugar a la Ciudadela, sin embargo, la posición estratigráfica que mantienen sus restos indican que por algún tiempo funcionó con el Templo de la Serpiente Emplumada, siendo completamente arrasada tiempo después.

Julie Gazzola. Doctora en arqueología por la Universidad Panthéon-Sorbonne, Paris I. Investigadora de la DEA/INAH. Estudia las primeras fases de ocupación en Teotihuacan.


Sergio Gómez Chávez. Arqueólogo por la ENAH. Investigador de la zona arqueológica de Teotihuacan. Director del proyecto de exploración del túnel bajo el Templo de la Serpiente Emplumada.

 Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Gazzola, Julie y Sergio Gómez Chávez, “Nuevos datos sobre el juego de pelota en Teotihuacan”, Arqueología Mexicana, núm. 146, pp. 82-85.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

El juego de pelota en Mesoamérica. Versión impresa.

El juego de pelota en Mesoamérica. Versión digital.