• 1-oct-2020

Una prótesis dental en Teotihuacan

Verónica Ortega Cabrera et al.

Hallazgo de una prótesis dental. Teotihuacan, Estado de México

Las recientes excavaciones en el área conocida como Tlailotlacan, en la ciudad prehispánica de Teotihuacan, han permitido registrar el esqueleto de uno de los personajes con mayor cantidad de modificaciones culturales descubiertos hasta el momento. Tlailotlacan, ubicada a 3 km al poniente de la Calzada de los Muertos, por muchos años ha sido denominada “barrio oaxaqueño”, debido a la presencia de cerámica y patrones arquitectónicos y funerarios relacionados con las culturas de los Valles Centrales de Oaxaca.

En septiembre de 2014, en uno de los conjuntos arquitectónicos (TL6), debajo del piso de una habitación se localizó una fosa excavada en el tepetate, en cuyo interior registramos el esqueleto de un individuo de sexo femenino, de entre 35 a 40 años de edad, colocado en decúbito dorsal extendido, con una ofrenda integrada por 19 vasijas cerámicas.

El individuo tiene una modificación cultural de la cabeza, de tipo tabular oblicua, con compresión frontal-occipital, la cual no es común en la población de Teotihuacan. También presenta una modificación dental intencional en los incisivos centrales superiores, del tipo G-3 (Romero, 1958). Además tiene incrustaciones de pirita en la parte frontal de los dientes; para ello se tuvo que hacer un taladrado en el esmalte, técnica reportada principalmente en la zona maya, en la región del Petén y Belice (Romero op. cit.; Tiesler, 1996, 1997).

Sin embargo, el hecho más significativo, rasgo único de este individuo, fue el hallazgo de una pieza dental hecha con piedra verde (posible serpentina), que tiene forma de un incisivo, con una hendidura circular que simula una incrustación dental del tipo E-1; lamentablemente el disco de la incrustación no se localizó.

Por las características de la pieza de piedra verde y las marcas de desgaste que presenta, se llegó a la conclusión de que posiblemente se trate de una prótesis dental, que se colocaba en el área de los incisivos centrales inferiores, mismos que el individuo perdió en vida. La pieza prostética pudo haber sido utilizada por mucho tiempo, lo que ocasionó la formación de tártaro dental o sarro y el desgaste por atrición en las piezas dentales superiores.

Los materiales cerámicos y la estratigrafía del lugar fechan el evento funerario hacia 350- 400 d.C., cuando Teotihuacan mantenía fuertes vínculos con el sur y occidente de Mesoamérica.

 

Verónica Ortega Cabrera, Víctor Hugo Bolaños Sánchez, Jorge Nukyen Archer Velasco / Zona arqueológica de Teotihuacan / INAH.

Ortega Cabrera, Verónica, et al.,  “Hallazgo de una prótesis dental. Teotihuacan, Estado de México”, Arqueología Mexicana, núm. 133, p. 8.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra ediciones impresa o digital:

El jade en Mesoamérica. Versión impresa.

El jade en Mesoamérica. Versión digital.