• 27-sep-2021

Caza y destazamiento en el Pleistoceno

Guadalupe Sánchez Miranda et al.

Las exploraciones

Hasta la fecha hemos realizado dos temporadas de campo en el Fin del Mundo (invierno de 2007 y otoño de 2008). Los estudios de contextos arqueológicos, geocronología, estratigrafía, paleontología, análisis lítico y los estudios ambientales (diatomeas, polen y gasterópodos) están en proceso; sin embargo, podemos presentar algunas conclusiones preliminares. El sitio está compuesto por siete localidades geológicas y arqueológicas; las más importantes son la 1, representada por la isla con fósiles y artefactos asociados, y la 5, compuesta por varios campamentos Clovis. Además de su importancia arqueológica, el descubrimiento del Fin del Mundo reviste considerable valor para la reconstrucción del medio ambiente antiguo, ya que contiene depósitos que abarcan aproximadamente 24 000 años.

Localidad 1 (caza y destazamiento de fauna del Pleistoceno)

Se trata del remanente de una ciénaga con depósitos del Pleistoceno Terminal/Holoceno Temprano, conformado por tres estratos que se encuentran sobre la roca madre de conglomerado. Aquí se observan dos diferentes contextos con huesos de animales del Pleistoceno. La “cama” de huesos superior es la que hemos investigado más (aproximadamente 10 m cuadrados) y consiste en un depósito entre el estrato 3B y 4, donde se han recuperado los restos de dos mastodontes americanos jóvenes semiarticulados y una defensa de mamut, entre otros animales. Asociados directamente a los huesos se recuperaron seis lascas de retoque de bifacial y algunas piedras que aparentemente fueron utilizadas durante la caza y destazamiento de los animales, así como dos puntas Clovis, una de sílex y otra de cristal de cuarzo, que aunque se localizaron en contextos alterados por animales parecen haber estado asociadas directamente a la cama de huesos superior.

Imagen: Izquierda: Hasta ahora, en la localidad 1 se han encontrado tres puntas Clovis completas, dos de sílex y una de cristal de cuarzo y un fragmento medial también de cristal de cuarzo con mezcla del mineral rutilo, que da la apariencia de filamentos. Derecha: Mandíbula de mastodonte. Localidad 1, Fin del Mundo, Sonora. Fotos y Dibujo: Proyecto Geoarqueología y Tecnología Lítica de los Sitios Paleoindios

 

Guadalupe Sánchez Miranda. Subdirectora de Laboratorios y Apoyo Académico de la Coordinación Nacional de Arqueología del inah. Candidata a doctora en arqueología y geociencias por la Universidad de Arizona. Ha dedicado los últimos 12 años de su carrera al estudio de los primeros pobladores de Sonora.

Edmund P. Gaines. Maestro en arqueología por la Universidad de Arizona. Su tesis de maestría se ocupa de los grupos paleoindios del Valle del San Pedro en Sonora, y ha colaborado en el proyecto de investigación durante los últimos cuatro años.

Vance T. Holliday. Profesor en el departamento de Antropología y Geociencias de la Universidad de Arizona. Doctorado en geología por la Universidad de Colorado. Desde hace más de 20 años estudia la geoarqueología de los sitios paleoindios, principalmente en las Grandes Planicies.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Sánchez Miranda, Guadalupe, Edmund P. Gaines, Vance T. Holliday, “El fin del mundo, Sonora. Cazadores clovis de megafauna del Pleistoceno Terminal”, Arqueología Mexicana, núm. 97, pp. 46-49.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Las culturas de Sonora. Versión impresa.