• 24-oct-2020

Cocodrilos en el Templo Mayor

Erika Lucero Robles Cortés

Animales exóticos en Tenochtitlan. Los cocodrilos encontrados en las ofrendas del Templo Mayor

El análisis osteológico de los cocodrilos

Mediante el estudio de los restos óseos recuperados, descubrimos que los reptiles depositados en las ofrendas pertenecen a dos de las tres especies de crocodílidos que habitan actualmente en México. De los 20 individuos hallados, fue posible identificar seis cocodrilos de pantano (Crocodylus moreletii) y cuatro de río (Crocodylus acutus). En cuanto a su edad, 11 eran adultos, seis subadultos y tres juveniles. El más grande medía casi 2 m de longitud y el más pequeño 70 cm, aproximadamente.

Además, los mexicas depositaron ocho dientes con perforaciones, posiblemente para integrar un sartal. Un cocodrilo tenía casi todos los huesos, otros dos estaban completos, pero en una de las vértebras torácicas de uno de ellos se localizaron huellas de corte; mientras que el otro tenía marcas negras en la mayoría de los huesos, lo que indica que estuvo expuesto al fuego o algún material incandescente. Los 17 restantes fueron sometidos a complejos tratamientos para conservar sus pieles. Efectivamente, de estos ejemplares sólo había ciertos huesos, muchos de ellos con marcas de corte que indican desuello, desarticulación y descarne. Se lograron diferenciar 12 cocodrilos con cráneo, mandíbula, placas dérmicas y falanges; tendrían la apariencia de tapetes. De otro aparecieron el cráneo, la mandíbula, algunas placas dérmicas del cuello y parte de una extremidad anterior; su aspecto sería el de una “cabeza trofeo”.

 

Erika Lucero Robles Cortés. Licenciada en arqueología por la ENAH y miembro del Proyecto Templo Mayor desde 2009.

Robles Cortés, Erika Lucero, “Animales exóticos en Tenochtitlan. Los cocodrilos encontrados en las ofrendas del Templo Mayor”, Arqueología Mexicana, núm. 155, pp. 24-31.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Tehuacán-Cuicatlán. Patrimonio de la Humanidad. Versión impresa.

Tehuacán-Cuicatlán. Patrimonio de la Humanidad. Versión digital.