• 22-sep-2021

Guerra y botín

Timothy B. King

¡Todo para el vencedor!

Era habitual entre las elites guerreras de la Triple Alianza y de otros grupos étnicos usar ornamentos preciosos como parte de su atuendo de batalla. Cuando los guerreros eran capturados, sus armas y su equipo se convertían en propiedad del captor y del gobernante de éste. Además, los ejércitos vencedores con frecuencia saqueaban cuanto objeto valioso encontraban en el pueblo conquistado.

Durán cuenta que cuando los mexicas y sus aliados derrotaron a los tepanecas de Azcapotzalco en 1428, se llevaron todos los ornamentos de los guerreros derrotados y todos los bienes de esa ciudad. Narra también cómo los soldados de Moctezuma Ilhuicamina actuaron de igual manera en Oaxaca, la cual destruyeron por haber matado a sus emisarios.

En la Relación de Michoacán se cuenta que, sin excepción, los purépechas se alzaban con todo el oro y las joyas de los pueblos derrotados, sobre todo porque los gobernantes consideraban que poseer oro brindaba autoridad y derecho a gobernar. Y eso hicieron ciertamente con los 20 000 hombres muertos o capturados del ejército de la Triple Alianza, que encabezado por Axayácatl fue derrotado en 1478 o 1479.

Imagen: Ataque, encabezado por Ahuítzotl, a Tecuantépec. La Triple Alianza triunfó y el saqueo no cesó hasta que, tras la rendición de los enemigos, Ahuítzotl lo ordenó. Los vencidos le dieron un gran tesoro que fue repartido entre los nobles. Historia de las Indias de Nueva España e islas de Tierra Firme, lám. 31. Digitalización: Raíces.

 

Timothy B. King. Maestro en historia del arte prehispánico por la Universidad de Columbia, y maestro en ciencias naturales por la Universidad de Cambridge. Investigador independiente especializado en metalurgia y joyería de oro de la antigua Mesoamérica.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

King, Timothy B., “Intercambio y circulación. Comercio y tributo del oro”, Arqueología Mexicana, núm. 144, pp. 24-30.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

El oro en Mesoamérica. Versión impresa.

El oro en Mesoamérica. Versión digital.