• 3-ago-2021

La huella arqueológica de una bebida fermentada

Agustín Ortiz Butrón

En el sitio La Laguna, Tlaxcala, del Preclásico, David Carballo encontró un horno muy parecido a los de Nativitas y al reportado por Bruman en Nayarit, asociado también a una unidad habitacional (Estructura 13 M-3). El estudio de Carballo y colaboradores menciona que la actividad llevada a cabo en el horno dejó una firma orgánica clara y diferente en los carbohidratos relativos, lo que pudo deberse a una actividad como el asado de piñas de maguey (Agave spp.) (Carballo et al., 2014, p. 148). Además, asociado a este elemento circular se localizó, entre otros materiales, un vaso cilíndrico rojo y beige decorado en negativo con motivos geométricos negros de la fase cerámica Tenexac (ca. 50/100-150 d.C.), que pudo ser utilizado para contener líquidos, posiblemente alguna bebida fermentada (Carballo et al., 2014, p. 153).

Imagen: Horno de La Laguna, Tlaxcala, vaso de la fase Tenexac asociado a este horno y concentraciones de carbohidratos derivadas de los procesos de fermentación. Fotos: Cortesía de David Carballo, tomadas de Carballo, et al., 2014.

 

Agustín Ortiz Butrón. Especialista en arqueología-arqueometría. Responsable del Laboratorio de Prospección Arqueológica (Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM) en el área de residuos químicos de pisos y cerámicas arqueológicas.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Ortiz Butrón, Agustín, “Las bebidas rituales en Mesoamérica”, Arqueología Mexicana, núm. 168, pp. 40-49.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Comidas rituales de México y Guatemala. Versión impresa.

Comidas rituales de México y Guatemala. Versión digital.