• 22-sep-2021

Las mujeres mayas de ayer

Antonio Benavides C.

Los inicios de la civilización maya han sido registrados a partir del periodo Preclásico Tardío (300 a. C. 250 d. C.), es decir, pocos siglos antes del comienzo de nuestra era. A la par, las evidencias arqueológicas nos indican que, para los primeros gobernantes o rectores, la descendencia  patrilineal y un vínculo original con las deidades era muy importante, al tiempo que la descendencia matrilineal jugaba un papel relevante en el sistema de parentesco. Por esa razón, no sólo los varones fueron fundadores de linajes o dinastías de elevada posición política y social, también hubo mujeres que dieron origen a varias familias de gobernantes.

Pero, ¿cómo es que sabemos esto? La información del pasado maya deriva fundamentalmente del análisis de imágenes e inscripciones jeroglíficas contenidas en diversos monolitos, como estelas, dinteles, altares y tableros. La mayoría de esos objetos hasta ahora estudiados procede de las cuencas de los ríos Usumacinta y Motagua, así como del norte de Guatemala, región también conocida como Petén y que incluye las porciones sureñas de Campeche y Quintana Roo.

La iconografía de Yaxchilán, en Chiapas, también ilustra ampliamente la participación de varias mujeres en la vida política del sitio. A lo largo del siglo VIII de nuestra era (especialmente del 730 al 780 d. C.), los textos  jeroglíficos del lugar mencionan a personajes como señora Escudo, señora Dios C (posible esposa de Escudo Jaguar), señora Calavera, señora Ix, señora 6 Cauac (quizás esposa de Pájaro Jaguar), señora de Yaxchilán. Estos nombres son traducciones libres generadas por especialistas en epigrafía. Pueden parecer fantasiosos o poco serios, pero indudablemente se refieren a personas que existieron y jugaron un papel importante en el antiguo asentamiento de  la omega del Usumacinta.

Una imagen muy conocida es la del  Dintel 24, que muestra a Escudo Jaguar frente a su esposa principal, Na K'abal Xok, mientras ella se autosacrifica pasándose una cuerda por la lengua. Ese rector de Yaxchilán gobernó del 681 a1 742. A su muerte,  al parecer, una de sus esposas asumió el poder y lo ejerció a lo largo de una década (periodo conocido como interregnum  y que ocurrió del 742 al 752), a fin de preparar a su hijo, Pájaro Jaguar  IV, para ocupar el trono de esa entidad política.

Imagen: Izquierda: Dintel 24. Yaxchilán, Chiapas. Museo Británico, Londres. Foto: The Trustees of The British Museum. Centro: Escudo Jaguar II (Itzamnaaj B’alam II), gobernante de Yaxchilán, recibe de su esposa, K’ab’al Xook, un yelmo con cabeza de jaguar y un escudo flexible. La inscripción detrás de la cabeza del rey señala la fecha 7 de febrero de 724, en la cual el relieve fue terminado, y el nombre K’awiil Chaak, el escultor. La otra inscripción alude a la inauguración del edificio el 21 de junio de 726. Dintel 26. Yaxchilán, Chiapas. Museo Nacional de Antropología. Foto: Jorge Pérez de Lara / Raíces. Derecha: Dintel 24 (detalle).

 

Antonio Benavides C. Arqueólogo. Investigador del Centro INAH Campeche. Director del Proyecto Arqueológico Edzná.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Benavides C., Antonio, “Las mujeres mayas de ayer”, Arqueología Mexicana, núm. 29, pp. 34-41.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital: