• 11-nov-2019

Calle de Argentina (Gran Basamento). Vestigios prehispánicos

Raúl Barrera Rodríguez

Al norte de la Plaza de la Constitución, sobre la calle República de Argentina –en el tramo entre Justo Sierra y San Ildefonso, hoy corredor peatonal–, se encuentran a lo largo de la calle dos ventanas arqueológicas que, a través de cristales templados, muestran restos de un gran basamento mexica con su frente principal hacia el oeste, al norte del Templo Mayor y muy cerca de la plataforma o muro perimetral que delimitaba el recinto sagrado. La habilitación de estas ventanas arqueológicas fue posible gracias a la intervención del Programa de Arqueología Urbana del Museo del Templo Mayor del INAH, durante los trabajos de rehabilitación de la calle por parte de la Autoridad del Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de México entre 2013 y 2014 (Barrera, 2014, p. 69; 2017, pp. 153-181). Las ventanas cuentan con un equipo muy complejo de control de la humedad y de la iluminación, lo que permite asegurar su conservación y exhibición. Se brinda así al visitante la oportunidad de observar uno de los basamentos más grandes e importantes del recinto sagrado de Tenochtitlan, ya que en su última etapa de ocupación llegó a medir hasta 40 m de ancho. En ambas ventanas se muestran evidencias de por lo menos cuatro etapas constructivas del basamento, que corresponden a las etapas IVb, V, VI y VII del Templo Mayor, y que cronológicamente abarcan desde 1469 a 1519, lo que coincide con la llegada de los conquistadores españoles. A manera de balcones arqueológicos, los visitantes pueden apreciar los vestigios, que están acompañados por cédulas informativas a través de una especie de capelos elaborados con cristales templados. La primera ventana, la más grande, se encuentra cerca de la esquina formada por la calle Justo Sierra y su continuación Donceles. Está orientada de norte a sur y mide 13.25 m de largo por 1.85 m de ancho. En ésta se puede observar el lado sur del Gran Basamento, que consiste en los restos de un muro en talud con estuco que corre en dirección oriente-poniente, que atraviesa la calle de República de Argentina y entra parcialmente por debajo de los edificios vecinos. Los restos de este muro, que al parecer fue la última ampliación del basamento, fueron destruidos parcialmente debido a la introducción de un drenaje de tubos de barro vidriado en los inicios del siglo XX. Esta obra afectó una arista que formaba parte del mismo muro, de aproximadamente 2 m hacia el norte, donde daba vuelta nuevamente hacia el poniente. Esta etapa constructiva ha sido fechada como contemporánea de la número VI (1486-1502) del Templo Mayor de Tenochtitlan.

En el extremo sureste de la ventana, y adosados al muro en talud de la etapa VI, se encuentran restos de niveles de piso de la etapa VII (1502-1521), los cuales fueron destruidos como resultado de la conquista de Tenochtitlan al mando del español Hernán Cortés. Sin embargo, en esta ventana se puede ver en su mayor amplitud la esquina exterior suroeste de una subestructura. Este cuerpo arquitectónico está formado por prominentes muros en talud elaborados con bloques de andesita y tezontle, decorados con lajas incrustadas horizontalmente. Esta subestructura ha sido fechada para la etapa V (1481-1486) del Templo Mayor. En su primer cuerpo arquitectónico conserva una altura de hasta 2.20 m. Hacia el extremo norte de esta ventana se encuentran los restos de una escalinata con alfarda de 3 m de ancho. A un costado de ella, y por debajo del muro en talud de la etapa V, se encuentran restos de otra subestructura que al parecer es de la etapa IVb (1469-1481). La segunda ventana arqueológica se encuentra cerca de la esquina que forman las calles de República de Argentina y San Ildefonso, y su continuación, Luis González Obregón; es más pequeña que la primera y cuenta con 4.96 m de longitud de norte a sur y 1.76 m de ancho.

A diferencia de la anterior, en ésta se aprecia el límite norte del Gran Basamento y la parte superior del primer cuerpo arquitectónico, el cual presenta una altura desde su arranque de aproximadamente 4 m. Se trata de un muro en talud con un revestimiento de estuco contemporáneo de la etapa VI del Templo Mayor (1486-1502). Dicho muro corre en dirección oriente-poniente, atraviesa la calle de Argentina y continúa parcialmente por debajo de los edificios aledaños. También se identificaron los restos de la esquina noroeste de una subestructura que tentativamente ha sido fechada para la etapa V (1481-1486), la cual está formada por muros en talud elaborados con bloques de andesita y lajas incrustadas con fines ornamentales y simbólicos.

 

Raúl Barrera Rodríguez. Investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico, INAH. Supervisor del Programa de Arqueología Urbana, Museo del Templo Mayor.

Barrera Rodríguez, Raúl, “Calle de Argentina (Gran Basamento) Vestigios prehispánicos”, Arqueología Mexicana, edición especial, núm. 79, pp. 42-45.

Texto completo en la ediciones impresa y digital. Si desea adquirir un ejemplar:

https://raices.com.mx/tienda/revistas-ventanas-arqueologicas-ES079

https://raices.com.mx/tienda/revistas-ventanas-arqueologicas-ES079-digital