• 23-sep-2020

Comerciantes mexicas

Patrick Johansson K.

Los pochtecas en la obra de Sahagún

Dioses y ritos propios de los pochtecas

Además de los dioses comunes a toda la colectividad, los pochtecas tenían sus divinidades propias. Veneraban a Xiuhtecuhtli, el dios del fuego; a Tlaltecuhtli, el dios de la tierra, y sobre todo a Yacatecuhtli, un avatar de Quetzalcóatl, numen por excelencia del gremio. Además de ser venerada en su aspecto antropomorfo, esta última divinidad también lo era bajo la forma de los báculos o bastones que usaban los pochtecas en sus viajes:

cortaban otros papeles para ofrecer a Yacatecuhtli, que es el dios de los mercaderes… Estos papeles ataban a un báculo de caña maciza, por todo él; y a este báculo después de empapelado le adoraban como dios. Y cuando se partían los mercaderes a tratar, llevaban sus báculos, y llevaban sus papeles pintados con ullí, que era el atavío o ornamento del báculo.

Zacatzontli y Tlacotzontli, dioses del camino, también eran objeto de culto, así como la fecha calendárica I cóatl ohtli meláhuac, literalmente “1 serpiente camino recto”.

Una larga secuencia ritual precedía la salida de una expedición. Establecía una dinámica propiciatoria entre el fuego del hogar (Xiuhtecuhtli), que simboliza el centro ígneo del universo, y el patio, que representaba la tierra (Tlaltecuhtli) fuera del territorio mexica, que se iba a recorrer. Cuatro veces los encargados del ritual pasaban del fuego al patio y del patio al fuego, expresando asimismo la salida y el regreso por efectuarse. Yacatecuhtli, en forma de báculo, representaba el andar, el movimiento que se debía mantener hasta el regreso a México o a Tlatelolco.

Patrick Johansson K. Doctor en letras por la Universidad de París (Sorbona). Investigador en el Instituto de Investigaciones Históricas y profesor de literatura náhuatl en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Johansson K., Patrick, “Los pochtecas en la obra de Sahagún”, Arqueología Mexicana, núm. 36, pp. 46-51.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición impresa:

Fray Bernardino de Sahagún