• viernes, 14 de diciembre de 2018

El cuchcabal de la Cabeza de Serpiente

Ramón Carrasco Vargas

El último monumento que registra acontecimientos políticos de la historia precolonial de la antigua urbe de Calakmul fue mandado grabar por el gobernante Aj Tok’ en el año 909 d. C., probablemente para conmemorar su investidura como el nuevo ajaw del cuchcabal del reino de la Cabeza de Serpiente (Kul’ Kanal Ahaw). Un cuchcabal puede definirse como un conjunto de gobernantes de pueblos subordinados que se enlazaban al poder, el cual residía en un pueblo cabecera. Su ascenso coincide con la transición del Clásico Tardío al Terminal y con el inicio del despoblamiento del área norte de las Tierras Bajas mayas del sur. No sabemos con exactitud el tiempo que duró la declinación de la cultura maya del Clásico, ni si el abandono de la antes populosa ciudad fue paulatino, producto de guerras punitivas o revueltas internas, pero para 1531-1533, cuando Alonso de Ávila atraviesa la región de Campeche a Chetumal en un viaje de reconocimiento de la parte sur de la península, los grandes centros del periodo Clásico estaban abandonados.

Gracias sobre todo a la información etnohistórica sabemos que en el siglo XVI la región aún se encontraba habitada por un grupo conocido como los cehaches, quienes ocupaban una extensa área que abarcaba desde Chuntuquí al sur, en el Petén guatemalteco, hasta Cauich al norte, en la región de Bolonchén, en el estado de Campeche.

Para finales del siglo XVII, alrededor y al sur de los pantanos de Calakmul se encontraba un grupo reducido de cehaches que podrían ser considerados como los últimos descendientes de los pobladores de los centros urbanos del periodo Clásico, como Calakmul.

Preclásico

La historia de los mayas de las Tierras Bajas centrales tuvo sus orígenes en el transcurso del Preclásico Medio, entre 900 y 300 a. C. A finales de este periodo, se construyeron en la región los templos más antiguos de la civilización maya y se difundieron los logros más sobresalientes de esa cultura por todas las Tierras Bajas. Aún en años recientes. la información arqueológica disponible describía a los mayas del Preclásico Medio como una sociedad agrícola básicamente igualitaria, con cacicazgos simples, que vivía en aldeas dispersas a lo ancho y largo de las Tierras Bajas. Esta visión se ha modificado por las investigaciones realizadas en Nakbé, Guatemala, en donde se reporta la construcción de monumentales estructurales cívico-ceremoniales durante ese periodo.

En el Preclásico, la región de Calakmul y el norte del Petén guatemalteco integraron una esfera regional en la que Calakmul compartió con El Mirador, Nakbé y Uaxactún la historia geopolítica del área maya. En las Tierras Bajas centrales parecen definirse desde su más temprana ocupación dos polos que marcarán las relaciones y conflictos que se establecieron durante todo el periodo Clásico. Hasta antes del hallazgo de una estructura de más de 12 m de altura fechada entre 400 y 200 a. C ., gracias a las recientes excavaciones en el interior de la Estructura II de Calakmul, uno de los basamentos más grandes del Preclásico Tardío, se postulaba a Nakbé corno el sitio predominante de la segunda mitad del Preclásico Medio (600-400 a. C.). De ese lugar provenía la información más temprana dcl área sobre una arquitectura monumental de carácter cívico-ceremonial, lo cual da cuenta de la existencia de un sistema de control social desde este periodo. En la arquitectura del Preclásico de Nakbé se han encontrado estructuras que alcanzan los 13 m de altura. Esto indica que durante el Preclásico Medio, en el área maya central, al igual que en otras regiones, ya se elaboraba una arquitectura de mampostería.

 

Ramón Carrasco Vargas. Museógrafo graduado en la Escuela Paul Coremans y antropólogo con epeciahdad en arqueología por la ENAH. Desde 1982 ha dirigido proyectos arqueológicos en el área maya, y a partir de 1993 ha sido director del Proyecto Arqueológico Calakmul, Campeche.

Carrasco Vargas, Ramón, “El cuchcabal de la Cabeza de Serpiente”, Arqueología Mexicana, núm. 42, pp. 12-19.

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

https://raices.com.mx/tienda/revistas-calakmul-la-gran-urbe-maya-AM042