• 27-nov-2020

El Huei Tzompantli en la historia

Eduardo Matos Moctezuma et al.

El Huei Tzompantli de Tenochtitlan

Los datos de las fuentes históricas

¿Por qué pensamos que se trata del tzompantli principal de Tenochtitlan? Varias razones nos llevan a ello. Por un lado, la ubicación del mismo frente al Templo Mayor, como aparece en por lo menos dos fuentes históricas: los Primeros Memoriales de fray Bernardino de Sahagún y el plano de Cortés editado en 1524 en Nuremberg. En el primero se ve el Templo Mayor y frente a él un edificio llamado Cuauhxicalco, consistente en una pequeña plataforma con un personaje que porta un sahumador. Le sigue al poniente el tzompantli, con un cráneo colocado en una vara.

A continuación vemos el juego de pelota, orientado de oriente a poniente. Los cuatro edificios mencionados han sido localizados por el Programa de Arqueología Urbana: alineados al poniente del Templo Mayor y en la ubicación señalada.

En el caso del plano de Cortés, se observa el tzompantli frente al Templo Mayor, aunque faltan los otros edificios en virtud, pensamos, del poco espacio con que se contó para integrarlos en el plano. En este caso hay que recordar que el Templo Mayor está viendo hacia el oriente, lo que es una falla evidente al momento de hacer la edición alemana. Otro factor que hay que tomar en consideración es la cercanía del tzompantli al juego de pelota principal de la ciudad, el hueitlachco, que se encuentra exactamente al poniente del tzompantli. Es obvio que ambas estructuras estaban relacionadas, como lo atestiguan los datos señalados. Algo similar ocurre con la ubicación de ambos tipos de estructuras en el lado poniente de la plaza principal de Tula, así como en Chichén Itzá (Matos, 2011, 2016).

Los datos de las fuentes históricas ¿Por qué pensamos que se trata del tzompantli principal de Tenochtitlan? Varias razones nos llevan a ello. Por un lado, la ubicación del mismo frente al Templo Mayor, como aparece en por lo menos dos fuentes históricas: los Primeros Memoriales de fray Bernardino de Sahagún y el plano de Cortés editado en 1524 en Nuremberg. En el primero se ve el Templo Mayor y frente a él un edificio llamado Cuauhxicalco, consistente en una pequeña plataforma con un personaje que porta un sahumador. Le sigue al poniente el tzompantli, con un cráneo colocado en una vara.

 

Eduardo Matos Moctezuma. Maestro en ciencias antropológicas, especializado en arqueología. Fue director del Museo del Templo Mayor, INAH. Miembro de El Colegio Nacional. Profesor emérito del INAH.

Raúl Barrera. Investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico, INAH. Supervisor del Programa de Arqueología Urbana, Museo del Templo Mayor.

Lorena Vázquez Vallín. Pasante en arqueología por la ENAH. Jefa de campo del Proyecto Guatemala 24. Investigadora del Programa de Arqueología Urbana, Museo del Templo Mayor.

Matos Moctezuma, Eduardo, Raúl Barrera Rodríguez, Lorena Vázquez Vallín, “El Huei Tzompantli de Tenochtitlan”, Arqueología Mexicana, núm. 148, pp. 52-57.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Los tzompantlis en Mesoamérica. Versión impresa.

Los tzompantlis en Mesoamérica. Versión digital.