• 20-nov-2019

8 de noviembre de 1519. El encuentro de Cortés con Motecuhzoma

Patrick Johansson K.

La mayoría de las fuentes que refieren el encuentro de Cortés con Motecuhzoma y el subsecuente diálogo que entablaron, manifiestan el carácter pacífico y amistoso que prevaleció, así como la docilidad condescendiente del tlahtoani mexica. Sin embargo, algunos indicios contenidos en estas mismas fuentes y otras sugieren que Cortés no acudía al encuentro en son de paz, y que Motecuhzoma había intentado controlar el avance de los españoles para que dicho encuentro se situara bajo auspicios calendáricos que le fueran favorables.

Uno de los momentos cumbres de la conquista fue sin duda el encuentro de Cortés con Motecuhzoma, el 8 de noviembre de 1519, y la justa dialógica que entablaron, último combate del tlahtoani mexica frente al avance inexorable de los invasores cuyos términos transitaron del castellano al náhuatl y del náhuatl al castellano en boca de Malintzin. Estos términos, preñados de emoción, distorsionados por los avatares de la traducción y por lo mismo quizás algo discordantes, fueron transcritos más tarde, limados, pulidos y formalizados en un texto del género huehuetlahtolli, “discurso de los ancianos”, cuya retórica formularia fungía prácticamente como testimonio notarial.

Según lo estipulan el contenido y la forma de dicho discurso, transcrito en el libro XII del Códice Florentino, Motecuhzoma cedía voluntariamente su imperio a Cortés y “firmaba” esta cesión con el tono afable y sumiso que revela el documento. Sin embargo, esta misma fuente (y otras) proporciona(n) una información e indicios que contrastan notablemente con la versión referida, y sugieren que la realidad de lo que fue y el tenor de lo que se dijo hayan sido muy distintos.

La versión de un encuentro pacífico

Tanto la versión de Cortés como la del Códice Florentino expresan el carácter supuestamente cordial del primer contacto y el tono amistoso del diálogo subsecuente. Cortés describió su aproximación al tlahtoani mexica de la siguiente manera: “Yo me apeé y le fui a abrazar solo y aquellos dos señores que con él iban, me detuvieron con las manos para que no le tocase y ellos y él hicieron asimismo la ceremonia de besar la tierra y hecha, mandó a aquel su hermano que venía con él que se quedase conmigo y me llevase por el brazo y él con el otro se iba delante de mí poco trecho” (Cortés, segunda de las Cartas de Relación).

Si subsistía todavía la idea de que estaban frente a Quetzalcóatl, la actitud de los dos señores que detuvieron el gesto del conquistador resultaba atrevida. Es probable por tanto que los mexicas ya no confundían a Cortés con la divinidad nativa, si bien persistían el término teules (dioses) aplicado a los españoles y la incertidumbre en cuanto a lo que procedía.

El testimonio de los informantes indígenas en relación con este primer contacto es algo distinto. No mencionan el gesto de besar la tierra por parte de los nativos, ni el intento de Cortés de abrazar a Motecuhzoma, ni tampoco la intervención de los principales indígenas para impedírselo. Pero la florida bienvenida es manifiesta:

Auh ie vncan in vitzilla ontenamic Motecuzomatzin. Niman ie ic contlamamaca in iautachcauh, in intepachocauh iauquizque. Co(n)xochimacac, concozcati in cozcatl, consuchicozcati, consuchiapan, conicpacsuchiti. (Códice Florentino, lib. XII, cap. 16).

Y allá, en Huitzilan, los fue a encontrar Motecuhzoma. Luego ya reparte (regalos o flores) a los capitanes, los comandantes de los soldados. Le dio flores (a Cortés), le puso un collar, le puso un collar de flores, lo cubrió de flores, le puso flores encima.

Las flores que los mexicas obsequian a los españoles y los collares con los que circundan sus cuellos parecen corresponder a una franca bienvenida y establecer un lazo afectivo entre los participantes al acto. Sin embargo, si nos situamos en un contexto mágico-religioso indígena, es factible que esta manera de proceder tuviera como propósito sujetar de alguna manera a un antagonista.

 

Patrick Johansson K. Doctor en letras por la Universidad de París (Sorbona). Investigador del Instituto de Investigaciones Históricas y profesor de literaturas prehispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, ambos de la UNAM.

Johansson K., Patrick, “8 de noviembre de 1519. El encuentro de Cortés con Motecuhzoma.” Arqueología Mexicana, núm. 160, pp. 20-25.

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: