• 27-nov-2020

Sepulcro ritual de esculturas

Raúl Barrera Rodríguez et al.

Espacios rituales frente al Templo Mayor de Tenochtitlan

Depósito de esculturas y restos del árbol cósmico

En el extremo norte de la Plaza Manuel Gamio, en los límites de lo que fueron la calle El Seminario y parte de la de Guatemala, debajo de los niveles de piso de la VI etapa constructiva, se detectó una fosa irregular con orientación de oriente a poniente de 12.20 m por 7.70 m, donde los mexicas arrojaron en el interior y en las inmediaciones 11 esculturas de piedra, algunas de ellas fragmentadas. Es posible que algunas originalmente hayan estado empotradas en las fachadas del Templo Mayor y en otros edificios aledaños.

Entre las piezas se encuentra un fragmento de escultura de basalto que representa una de las extremidades inferiores (derecha) de una posible deidad femenina en posición de parto. En la rodilla se ve la representación de un mascarón telúrico y en la pantorrilla, una ajorca de plumas de águila; en el muslo derecho se identifica una cuerda y debajo de ésta se aprecia la cabeza de una serpiente, que posiblemente forme parte de una maquizcóatl o serpiente bicéfala que se asocia con el sacrificio humano; asimismo, esta serpiente tiene motivos geométricos parecidos a los del monolito de Coatlicue que se encuentra en el Museo Nacional de Antropología.

Otra escultura es una cabeza de serpiente elaborada en basalto, en la que se aprecian colmillos, ojos, fosas nasales y lengua bífida. Se encontró también una almena de tezontle en forma de biznaga. Ambas esculturas aún conservan restos del pigmento rojo y ocre que las decora. Un cuarto fragmento corresponde a la representación de un chalchíhuitl delineado por plumas de águila que puede ser la representación del Sol, así como un círculo en una de las esquinas de un cuadrángulo. Este diseño es muy similar a los encontrados en el Templo del Sol, debajo del Sagrario de la Catedral metropolitana. A esto hay que agregar los dos fragmentos de esculturas que representan a un técpatl (cuchillo- rostro de sacrificios) como los que aparecen en los códices Borbónico (f. 20) y Telleriano-Remensis (f. 23v).

 

Raúl Barrera Rodríguez. Arqueólogo por la ENAH. Director del Proyecto Arqueológico Ixcateopan de Cuauhtémoc, Guerrero. Investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico. Supervisor del Programa de Arqueología Urbana del Museo del Templo Mayor, INAH.

Barrera Rodríguez, Raúl, Roberto Martínez Meza, Rocío Morales Sánchez, Lorena Vázquez Vallin, “Espacios rituales frente al Templo Mayor de Tenochtitlan”, Arqueología Mexicana, núm. 116, pp. 18-23.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

EL Zócalo. Versión impresa.